Miércoles, 13 Diciembre 2017

Conocer a Don Bosco

"El Señor nos ha dado a Don Bosco como padre y maestro de la juventud. Lo estudiamos e imitamos admirando en él una espléndida armonía entre naturaleza y gracia. Profundamente humano y rico en las virtudes de su pueblo, estaba abierto a las realidades terrenas; profundamente hombre de Dios y lleno de los dones del Espíritu Santo, vivía como viera al Invisible. Ambos aspectos se fusionaron en un proyecto de vida fuertemente unitario: el servicio de los jóvenes. Lo realizo con firmeza y constancia, entre obstáculos y fatigas, con la sensibilidad de una corazón generoso: No dio paso, ni pronunció palabra, ni acometió empresa que no tuviera por objeto la salvación de la juventud. Lo único que realmente le interesó fueron las almas".
Constituciones de los Salesianos de Don Bosco, art. 21
El espíritu de Don Bosco
 

 

 

Esta es la grandeza de la esperanza, que es capaz no solo de amar (como la caridad), sino de amar lo que será mañana; no solo de creer y saber (como la fe), sino de creer y saber el mañana. La mirada de don Bosco está, sobre todo, impregnada de simpatía. Él se mete en la piel de sus jóvenes. 

 

 

 

LOS LUGARES MAS SIGNIFICATIVOS DE DON BOSCO

 

 

 

Guardar

Salesianos en Uruguay

Salesianos en Uruguay

Cuaderno PJS.Uy

La fe cristiana

La fe cristiana