Miércoles, 29 Marzo 2017

Acompañamiento pastoral

Es habitual, y hasta normal, que luego de una actividad “pastoral” evaluemos los resultados en términos cuantitativos: “vinieron muchos, éramos pocos, habría que ver cómo hacer para que vengan más...”. Es la manifestación natural de nuestro deseo de compartir con muchos jóvenes la amistad con Jesús. En cambio, evaluar los frutos espirituales es bastante más difícil y requeriría de un diálogo personal profundo con cada persona.

Cuando Juan Bosco tenía unos catorce años, iluminado por Don Calosso, por primera vez gusta la vida espiritual porque se siente llevado no a actuar ya materialmente y como una máquina que hace algo sin saber la razón, sino conscientemente, con una clara orientación: ahora conoce el sentimiento último, la dirección por donde ir, las etapas progresivas, los medios adecuados y los pasos de un gozoso camino de maduración. Está como avivado, consciente. Por tanto, queda liberado de los condicionamientos e iniciado, sumergido en el gran flujo de vida espiritual con sus procesos de deseo, de determinación, de purificación, de construcción, de tensión hacia el amor que unifica la persona.

Los jóvenes se entusiasman cuando se abre ante ellos un ancho horizonte de sentimientos, la posibilidad concreta de liberarse de esclavitudes y de pesos, de realizar un purificación, de pasar (de etapa en etapa) de la superficialidad y de la mediocridad a la consolidación interior, hasta el hombre perfecto, a la vigorización de una fuerte y serena personalidad unificada por Dios. Ellos perciben la propuesta sobre todo cuando se les hace descubrir que este horizonte espiritual tiene como meta la realización de la propia llamada profunda a la unión de amor con el Creador, grabada en su mismo ser. Necesitan descubrirse a sí mismos y desentrañarse. Después necesitan que se les guíe y se les dirija concretamente a una relación íntima y realísima con el Señor de su vida.

 

Materiales para trabajar en grupos de animadores y educadores:

Acompañamiento pastoral de adolescentes

Acompañar en el sentido moral

El Acompañamiento como herramienta educativa

La Palabra de Dios en el acompañamiento

Consejos para acompañar adolescentes

Acompañar en la iniciación cristiana

Jesús acompañante

Ambiente educativo cálido

 El acompañamiento espiritual

Acompañar las actividades apostólicas



Librillo Acompañamiento MJS - Primera Parte.

Librillo Acompañamiento MJS - Segunda Parte.

Librillo Acompañamiento MJS - Tercera Parte.

 

Las indicaciones de Don Bosco son claras. Para conducir al joven a una dimensión espiritual gratificante y sólida se requiere una entrega total, afectuosa y constante por parte de los educadores, en una integración de personas, de actuaciones y de lugares diferentes. Ante todo es indispensable crear las condiciones de relación y confianza para una entrega total de colaboración y obediencia interior. Todo esto exige del mismo educador y del pastor que se convierten en guías y acompañantes, la experiencia espiritual del camino espiritual, una sólida interioridad de enraizamiento en Dios, caracterizada por el ofrecimiento y el espíritu de oración.acompañar adolescentes en la escuela

No podemos conformarnos a esperar a que vengan y pidan ser acompañados, hay que salir al encuentro y llamar su atención para que nos encuentren.

El gran medio que tenemos para ello es la relación personal. El evangelio solo se transmite de persona a persona, a través de la experiencia de vida y de fe que se comunica y contagia.

Acompañar es sugerir, insinuar, apoyar, estimular, animar, exhortar y orientar…para que recorran un camino de modo personalizado y a su propio ritmo.

 

 

 

 

Salesianos en Uruguay

Salesianos en Uruguay

Recursos para la misa

celebrar misa

La fe cristiana

La fe cristiana