Lunes, 19 Febrero 2018

Acompañamiento pastoral

Decálogo del acompañante salesiano

acompaña don bosco

El Acompañante Salesiano:

Acompaña a los jóvenes en este tiempo favorable para el discernimiento vocacional experimentando, al mismo tiempo, la belleza de dejárse acompañar.

Ayuda al joven, con paciencia y amabilidad, a descubrir – escuchando la voz de Dios – que es un don y puede realizar el gran proyecto que lo espera.

Favorece un clima espiritual con la presencia y el testimonio humilde y gozoso.

Ofrece a cada uno la oportunidad de ser acompañado, dando el primer paso desde la escucha empática y valorizando la individualidad sin excluir a nadie.

Propone una espiritualidad unificada, viviendo una presencia auténtica desde el ejemplo de Jesús.

Testimonia la alegría, amando y haciendo sentir el amor de Dios.

Experimenta la lógica del “ven y verás” con el testimonio silencioso y coherente, que manifieste la presencia del Resucitado e invite a emprender un camino.

Vive la dimensión comunitaria creando una “casa que acoge” mediante la mirada, el ser, la apertura al mundo y la plenitud de vida.

Dedica tiempo al encuentro personal, cuidando la escucha con el corazón de Cristo Buen Pastor.

Mira con confianza y esperanza la vida, fiándose del Señor, caminando junto a los jóvenes y despertando en ellos el deseo de encontrarlo.

 

 

Materiales para trabajar en grupos de animadores y educadores:

Acompañamiento pastoral de adolescentes

Acompañar en el sentido moral

El Acompañamiento como herramienta educativa

La Palabra de Dios en el acompañamiento

Consejos para acompañar adolescentes

Acompañar en la iniciación cristiana

Jesús acompañante

Ambiente educativo cálido

 El acompañamiento espiritual

Acompañar las actividades apostólicas



Librillo Acompañamiento MJS - Primera Parte.

Librillo Acompañamiento MJS - Segunda Parte.

Librillo Acompañamiento MJS - Tercera Parte.

 

Las indicaciones de Don Bosco son claras. Para conducir al joven a una dimensión espiritual gratificante y sólida se requiere una entrega total, afectuosa y constante por parte de los educadores, en una integración de personas, de actuaciones y de lugares diferentes. Ante todo es indispensable crear las condiciones de relación y confianza para una entrega total de colaboración y obediencia interior. Todo esto exige del mismo educador y del pastor que se convierten en guías y acompañantes, la experiencia espiritual del camino espiritual, una sólida interioridad de enraizamiento en Dios, caracterizada por el ofrecimiento y el espíritu de oración.acompañar adolescentes en la escuela

No podemos conformarnos a esperar a que vengan y pidan ser acompañados, hay que salir al encuentro y llamar su atención para que nos encuentren.

El gran medio que tenemos para ello es la relación personal. El evangelio solo se transmite de persona a persona, a través de la experiencia de vida y de fe que se comunica y contagia.

Acompañar es sugerir, insinuar, apoyar, estimular, animar, exhortar y orientar…para que recorran un camino de modo personalizado y a su propio ritmo.

 

 

 

 

Salesianos en Uruguay

Salesianos en Uruguay

Cuaderno PJS.Uy

La fe cristiana

La fe cristiana