Miércoles, 13 Diciembre 2017

El Oratorio de Don Bosco

Casa, escuela, patio y parroquia

El icono de toda casa salesiana es: un ambiente acogedor y famliliar (casa), marcado por la alegría (patio); donde todos puedan desarrollar sus potencialidades, adquiriendo nuevas habilidades (escuela) y caminen siguiendo una clara propuesta de fe (parroquia).

Casa, escuela, patio y parroquia

 

CASA QUE ACOGE

La experiencia de "sentirse en casa" suscita un ambiente rico de confianza y familiaridad. Es la propuesta del Sistema Preventivo: una serie de experiencias y valores transmitidos por el testimonio de los educadores y por el acompañamiento de quien ama y es amado. No basta acoger. Es necesario aceptar, sin filtros. Estar ahí para los jóvenes y hacérselo saber. La acogida, primero humana, que responda a sus necesidades de hablar, de ser escuchados, de tener encuentros profundamente humanos que les permitan reconocerse y reconstruirse. La verdadera influencia educativa, el verdadero atractivo, tiende a poner en evidencia la originalidad y la peculiaridad de cada niño, adolescente o joven.

 

ESCUELA QUE PREPARA

Cada joven desarrolla sus capacidades y actitudes fundamentales para la vida. Cada casa salesiana es una escuela donde el educador debe buscar y encontrar el punto accesible al bien de cada joven. Hacen falta personas que sean capaces de llevar a otras personas de la mano, que acepten la posibilidad de acompañar a otros todo el tiempo que necesiten ser acompañados. Educadores con propuestas necesarias para el progreso armonioso de la personalidad. Puede crecer, desarrollarse, realizarse, solamente en un clima de amor, de respeto, de libertad, de alegría, de confianza, de sinceridad.

 

PARROQUIA QUE EVANGELIZA

Cada joven lleva escrito en el propio corazón el deseo de Dios, el deseo de una vida plena. Esa sed apremiante de respuestas, de sentido, de motivos. El corazón de cada uno ha sido creado lo suficientemente grande para contener al Dios mismo. El Sistema Preventivo es también una espiritualidad donde no se enseña a Dios: se narra diariamente con el testimonio y la pasión educativa.

Evangelizar es acompañar a descubrir a Jesucristo en el pequeño universo de cada joven, en el jardín de la vida cotidiana.

 

PATIO QUE REUNE

La experiencia del patio es propia de una ambiente espontáneo, en el que se crean y estrechan relaciones de amistad y de confianza. En el patio, entendido como pedagogía de la alegría y de la fiesta, la propuesta de los valores y la actitud de confianza se realizan de manera auténtica y cercana. Es el lugar apropiado para la atención personalizada, el lugar donde la relación educador-joven supera el formalismo propio de otras estructuras, ambientes y roles. La alegría es la explicación lógica, convincente de lo que no se logra expresar con palabras. La alegría como prueba del descubrimiento de un amigo.

P. Miguel Ángel García Morcuende sdb, en "Estad siempre alegres", 2015

 


 

El Oratorio de Don Bosco

Estas fichas de trabajo son una aproximación al estilo educativo de Don Bosco, el Sistema Preventivo, aplicado en su obra más característica: el Oratorio.

Mucho más que transmitir contenidos, se busca fomentar la reflexión pastoral con el análisis de la propia práctica de los grupos de animadores y algunas iluminaciones conceptuales. ¡Qué lo aprovechen!

 

El Oratorio soñado por Juan Bosco

Valdocco, el Oratorio definitivo

El Oratorio da sus primeros pasos

El camino del educador-pastor

Hazte humilde, fuerte y robusto

El ambiente del Oratorio

El Oratorio en Turín

Soñar nuestro oratorio

Otro modelo de oratorio 

 

 

Para profundizar en el Sistema Preventivo y Oratorio, click aquí

 

 


Algunas características del Oratorio en los primeros años. (en base a Arthur Lenti, Don Bosco: Historia y Carisma)

 

  •  Modo de vida espartanaCapilla Pinardi en Valdocco

El estilo de vida de cada individuo en el Oratorio era ascético en alto grado. El propio Don Bosco adoptó el estilo de vida de los pobres tanto por principios como por la fuerza de las circunstancias. No había ningún tipo de calefacción incluso en el más duro invierno. Las comidas eran ligeras. La ropa era, sobre todo, ropa usada o excedentes militares gastados. Había tanta gente que todos pasavan serias privaciones e incomodidades. Es un tributo al sistema educativo de Don Bosco que estas penurias se tomasen con calma, e incluso encajasen en el sistema pedagógico. Por supuesto, Don Bosco buscaba continuamente mejorar estas condiciones, aunque, más adelante, lamentaría la pérdida de ese primitivo modo de vida. Asimismo, aunque buscaba proporcionar más espacio, rechazó sistemáticamente limitar la admisión para conseguir mayor confort. Sensible como era a las necesidades, intentaba siempre encontrar un hueco  para un joven más. Su inspiración personal fue el catalizador que unió a la comunidad en esfuerzos heroicos; el número y la calidad de la gente que pasó por aquella "penosa experiencia" son una prueba de las extraordinarias habilidades de Don Bosco con las personas.

  • Espíritu de sacrificio

Había cosas que la gente del Oratorio quizá no llegaba a comprender, pero que se vivían como reales en la comunidad. De manera destacada estaba la forma en que Don Bosco se sacrificaba por sus muchachos. Sustentaba a esta gran familia a expensas de incontables sacrificios personales. El tiempo, la energía, las humillaciones sufridas con el fin de conseguir dinero suficiente para pagar las cuentas de cada mes pasasron factura a su salud y a su espíritu más allá de lo soportable.

  • Sueños y profecías de Don Bosco

 A finales de los años cincuenta (la Congregación salesiana se fundaría oficialmente en 1859), Don Bosco estaba "soñando" con y haciendo grandes planes para el futuro. Contaba sus sueño, pero no hablaba abiertamente de sus premoniciones, en parte por la situación política, en parte por la frágil resolución de sus jóvenes colaboradores, en parte porque el proyecto estaba todavía en gestación. Pero incluso así, el ambiente bullía de entusiasmo, que se veía intensificado por la cada vez más creciente aura "sobrenatural" que rodeaba a Don Bosco. Este hecho no puede descartarse como un factor educativo que afecta globalmente a la gente del Oratorio; tenía además un impacto especial en el círculo interno de la familia del Oratorio. El carisma personal del educador tiene mucho que ver con el éxito de la empresa educativa.

  • Una espiritualidad enfocada en la vida eterna (entendida como vida después de la muerte)

Dadas las condiciones de vida de la época, las muertes de los jóvenes del Oratorio eran frecuentes, y Don Bosco vaticinó muchas de ellas. Por eso se ponía mucho énfasis en los "novísimos" , es decir, aquello que sucede tras la muerte, y la preparación para ello. Con los Ejercicios de la Buena Muerte (prácticas mensuales de retiro y confesión) se produjo resultados saludables y se vivía en una atmósfera de alegría y libertad. Es cierto que en ocasiones se preparaba para la muerte desde el temor y no desde la esperanza, y el miedo nunca puede ser una fuerza para la educación y la vida espiritual. Son aspectos que se han madurado con el correr del tiempo y de la experiencia teológico-espiritual.

 

Salesianos en Uruguay

Salesianos en Uruguay

Cuaderno PJS.Uy

La fe cristiana

La fe cristiana