Miércoles, 13 Diciembre 2017

Vivir con sentido

Vivir con sentido

A menudo, caemos en la cuenta de que vivir da mucho trabajo, de que inventar la propia vida es nuestro gran - y tantas veces pesado - quehacer entre otras muchas menudas ocupaciones cotidianas, secundarias, que rellenan ávidamente nuestra agenda. A veces - cuando nos sentimos creativos y audaces - disfrutamos del riesgo de vivir; otras, nos rendimos agobiados por un inmenso hastío y terrible vacío interior.

Para apoyar el camino iniciado por el MJS del Uruguay, en torno a la búsqueda de sentidos para la vida, presentamos algunos materiales de reflexión sobre el tema. Encuentra a continuación las fichas.

DEJAR QUE DIOS ESCRIBA NUESTRA VIDA

EL SENTIDO DE LA VIDA EN JESÚS

ERES MÁS DE LO QUE ERES

EN BUSCA DE SENTIDOS A LA VIDA

CAMINOS DE SENTIDO

 

El Movimiento Juvenil Salesiano del Uruguay se ha trazado como línea de acción ayudar a los jóvenes en la búsqueda y construcción de sentidos para la vida. Este objetivo puso a trabajar los múltiples equipos de animación pastoral y litúrgica, y presentan lo producido en un formato muy didáctico, con las pautas y algunos materiales necesarios para animar cada encuentro. Estos tres encuentros se titulan de la siguiente manera, y cliqueando en ellos los podrás descargar.

Lo que implica la búsqueda de sentidos.

La animación como experiencia que nutre y da sentidos a la propia vida en su totalidad

La acción concreta de animar la búsqueda de sentidos.

 

 Una de las formas de darle sentido a la vida es cuando la búsqueda encuentra un lugar en los demás, en la sociedad, en la historia, en uno mismo y en Dios.

Entremos en detalles:
•    Un lugar en los demás, en cuanto soy importante para alguien. Hay otro que me necesita, tengo la necesidad de ser necesitado, a alguien tiene que importar mi existencia para justificarla, darle sentido.
•    Un lugar en la sociedad. Es la necesidad de ser útil, percibiéndome así busco dar mi aporte a la sociedad, a los otros.
•    Un lugar en la historia. Mi vida no puede pasar sin dejar huella, ella forma parte de un todo que es la historia y en el sentido de la historia se aloja mi existir. Se trata de ser “valioso”, no necesariamente importante, y esto conlleva justificados sacrificios.
•    Un lugar en uno mismo. Sólo desde el encuentro consigo mismo, la persona en y desde su interioridad puede construir su unidad, en la coherencia, en una exigencia de reflexiva profundidad; en el sagrario íntimo de su conciencia donde se encuentra a solas con su proceso y su proyecto de vida. Si no soy en primer lugar para mi, no lo soy para los demás.
•    Un lugar para Dios. Para el creyente los lugares anteriores son también lugares de Dios; si se es hombre de fe, Dios es alguien para mí y yo soy alguien para Él. El sentido de la vida y del salto a la vida en plenitud son comprendidos desde esta perspectiva global, que integra en Dios todos los lugares de mi existir.

(en base a aportes de los padres Javier Galdona y Luis Bernal o.p.)

 

 

Cómo te ve Dios

Una fotografía puede decirnos mucho. Puede captar emociones, alegrías, momentos para recordar, paisajes, en fin. Son capaces de recordarnos grandes situaciones o también profundas tristezas. Pero, pensemos: ¿cómo se vería una fotografía sobre uno mismo, una que muestre nuestra vida resumida en una sola imagen? ¿Quedaríamos contentos contemplando esa imagen?

Cuando las cosas no andan bien, no es bueno quedarse en los errores, debemos aprender y salir de esa situación, ver quiénes somos, y elevar la mirada.

¿CÓMO MIRA DIOS NUESTRA FOTO? (DESCARGAR)

 

 

 

 

 

 

Salesianos en Uruguay

Salesianos en Uruguay

Cuaderno PJS.Uy

La fe cristiana

La fe cristiana